DOMUNI UNIVERSITAS

La dimensión simbólica de la liturgia

La dimensión simbólica de la liturgia

[TEO215] Toda la historia de la salvación está cuajada de componentes simbólicos. El mismo Señor Jesús es la Palabra viva y predicó su mensaje con palabras, sí, pero también es Palabra encarnada y utilizó de forma privilegiada el lenguaje de los gestos y los signos para anunciar el Reino.

Créditos ECTS: 3
Profesor: Dr. Félix Hernández Mariano

I. Presentación

El ser humano es un todo y, por ello, se sirve de diversos lenguajes, todos ellos complementarios entre sí y que nos permiten expresarnos con mayor precisión. Cuando nos comunicamos no solo utilizamos las palabras para hacerlo, sino que todas nuestras dimensiones participan en ese proceso: los gestos, el tono, el volumen de la voz, expresiones faciales, miradas…

Pero, además, todos sabemos por experiencia que, frecuentemente, el lenguaje verbal no nos resulta suficiente para transmitir y racionalizar por completo lo que sentimos, aprendemos y vivimos. Son, precisamente, los aspectos más importantes de nuestra existencia los que más dificultad presentan a la hora de ser formulados y compartidos por medio del lenguaje oral.

Esto adquiere una especial importancia en el momento actual, en el que la información se ha multiplicado notablemente y la imagen, lo visual, se destaca –por su claridad, calado y rapidez- como medio privilegiado de comunicación.

Nuestra experiencia de fe, en cuanto necesita ser exteriorizada y ofrecida, no es ajena a esa naturaleza simbólica del ser humano; todo lo contrario, goza de una inmensa riqueza en el ámbito de lo “no verbal”. Los recursos e imágenes alegóricas, los elementos y acciones evocativas, nos resultan imprescindibles a la hora de pensar, vivir y contar a Dios, el Transcendente.

Toda la Historia de la Salvación está cuajada de componentes simbólicos. El mismo Señor Jesús es la Palabra viva y predicó su mensaje con palabras, sí, pero también es Palabra encarnada y utilizó de forma privilegiada el lenguaje de los gestos y los signos para anunciar el Reino. La Salvación, que nos trae Dios hecho hombre, alcanza a la totalidad de lo que somos, incluida, por supuesto, nuestra corporeidad; es, pues, todo nuestro ser (incluyendo los sentidos, nuestro físico y emociones) el que ha de participar en la oración, alabanza y celebración a Dios.

Nuestra Liturgia, por tanto, consta de ese lenguaje múltiple: palabras, acciones y elementos simbólicos.

Ahora bien, el objetivo de toda comunicación es la transmisión de un mensaje, que ha de ser recibido y entendido por el receptor del mismo. El proceso se frustra si los códigos utilizados no son bien conocidos por todas las partes que participan en el mismo.

En lo referente al lenguaje oral, la Liturgia dio un gran paso adelante a partir del Concilio Vaticano II, con la traducción del latín a las diferentes lenguas utilizadas por los creyentes. Sin embargo, la clarificación de los lenguajes no verbales, parece ser más difícil: una gran mayoría de los cristianos continúa sin comprender del todo o, incluso, desconoce por completo la significación y profundidad de la simbología utilizada.

Ese es el objetivo de esta asignatura: conocer, entender y saborear la tremenda riqueza que encierran los elementos simbólicos de nuestra Liturgia.

Para ello, tras los dos primeros temas, que nos servirán para clarificar los conceptos previos, pasaremos a recorrer los principales componentes simbólicos de las celebraciones de la Iglesia: su origen, fundamentación, significado y empleo.

Completaremos el programa desde la comprensión del dinamismo de todo lo anterior. Los lenguajes cambian conforme evoluciona la persona, el desarrollo de la sociedad y la progresiva comprensión de Dios que tiene la Iglesia. Para no perder su significatividad, la Liturgia ha de ser inculturada en cada pueblo y tiempo histórico.

Además de los apuntes, abordaremos la materia tratando de utilizar todos los recursos que nos ofrece la plataforma Moodle: participación en foros, resolución de cuestionarios, consultas personales, etc.

II. Esquema de la Asignatura:

Tema 1: La Liturgia.

1.1. Conceptos equivocados de Liturgia.
1.2. Principios para una adecuada definición de Liturgia.
1.3. ¿Qué es la Liturgia?

Tema 2: El símbolo.

2.1. ¿Qué es un símbolo?
2.2. ¿Por qué es necesaria la simbología en la Liturgia?
2.3. Consignas del Concilio Vaticano II.

Tema 3: El templo y los espacios.

3.1. El edificio.
3.2. La casa de Dios.
3.3. Los lugares: el altar, el sagrario, ambón, la sede…

Tema 4. Las imágenes.

4.1. El problema iconoclasta.
4.2. El valor y el papel de la imagen.
4.3. Uso litúrgico de las imágenes.

Tema 5. El color y los vestidos.

5.1. Importancia y simbolismo del color.
5.2. Los colores litúrgicos.
5.3. Las ropas litúrgicas.

Tema 6: El cuerpo.

6.1. Las diferentes posturas.
6.2. Las manos.
6.3. El movimiento.

Tema 7: Gestos simbólicos.

7.1. Unciones.
7.2. Fracción del pan.
7.3. Paz.
7.4. Beso.

Tema 8: Elementos simbólicos I.

8.1. Pan y vino.
8.2. Agua.

Tema 9: elementos simbólicos II.

9.1. Fuego.
9.2. Luz.
9.3. Ceniza.
9.4. Incienso.

Tema 10: El dinamismo de la Liturgia y su simbología.

10.1. El año litúrgico.
10.2. La inculturación y la significatividad de la Liturgia.

III. Bibliografía básica:

Fuentes:

• Concilio Vaticano II, Documentos BAC, Madrid, 1993.
• Catecismo de la Iglesia Católica, Madrid, 1992
• Rituales de la Iglesia Católica
• Ordenación General del Misal Romano

Libros:

• ALDAZÁBAL, J., Gestos y símbolos, Barcelona, 2003.
• CANTÓ RUBIO, J., Evangelizar con el arte, Madrid, 1990.
• CHAUVET, L.M., Símbolo y sacramento, Barcelona 1991.
• GARCIA MAHÍQUES, R., Iconografía e iconología, 2 Vols., Madrid, 2009.
• GUARDINI, R., El talante simbólico de la Liturgia en Cuadernos Phase 113, Barcelona, 2001.
• GUARDINI, R., Los signos sagrados, Barcelona, 1965.
• LAURENT, M.C., Valor cristiano del arte, Andorra, 1960.
• MALDONADO, L., Liturgia, arte, belleza. Teología y estética, Madrid 2002.
• PLAZAOLA, J., Historia y sentido del arte cristiano, Madrid, 1996.
• POYATOS, F., La comunicación no verbal, Madrid, 1994.
• SORAZU, E., Celebrar desde los símbolos, Madrid, 1990.

Artículos:

• ALDAZÁBAL, J., “Los jóvenes buscan un nuevo lenguaje simbólico en la Liturgia”, en Misión Joven 50 (1981) pp. 42-55.
• ALDAZÁBAL, J., “El lenguaje litúrgico. Valoración crítica y perspectivas”, en Isidorianum 12 (1997) pp. 417-449.
• BOROBIO, D., “La Liturgia como expresión simbólica”, en Phase 107 (1978) pp. 405-422.
• MALDONADO, L., “Sentido estético y sentido celebrativo”, en Phase 253 (2003) pp. 32-43.
• POYATOS, F., “Más allá de la palabra: la comunicación no verbal en la Liturgia”, en Phase, 249 (2002) pp. 257- 274.
• VERGOTE, A., “Gestos y acciones simbólicas en la Liturgia”, en Concilium 62 (1971) pp. 198-211.
• VERGOTE, A., “La realización simbólica en la expresión cultual”, en Phase, 75 (1973) pp. 213-233.

IV. Evaluación:

La materia se evaluará por medio de un trabajo de los alumnos. En él, y a partir de todo lo aprendido, se expondrán -desde el propio contexto cultural de cada estudiante- las adquisiciones y conclusiones alcanzadas, así como una reflexión personal acerca de cómo lograr una mejor adaptación y compresión de los símbolos litúrgicos al momento presente.

Descargar el programa completo en PDF